viernes, 31 de mayo de 2019

Surfcasting, retirada agridulce


Hola a todos,

Hoy quería compartir con vosotros una decisión que he tomado hace unos meses y que me deja con un cierto sabor agridulce. Como podéis observar, ha habido unos cambios en la cabecera del blog. Podréis ver, que en el texto, donde durante estos años ponía que el blog estaba dedicado a la pesca a Surfcasting, Spinning y Eging, ahora pone Spinning, Jigging y Eging.


Habréis apreciado que hace bastante tiempo que no publico ninguna entrada de Surfcasting. Aunque salí más veces de las que puse aquí, esta modalidad de pesca, ha ido ocupando cada vez menos sitio en mi agenda.


El Surfcasting ha ocupado buena parte de mi vida y realmente es la modalidad que he practicado durante más años, ya que han pasado unos 30 años desde que di mi primer lance con 5 años y ahora con 35, he dado los últimos.


He practicado esta modalidad en paralelo con el Spinning y Eging durante estos últimos 10 años. En este tiempo, ninguna estas modalidades se ha impuesto más que otra, ya que el Surfcasting me encanta tanto como las otras. Siempre las he ido alternando según épocas del año en que unas son más fructíferas que otras o simplemente hay sitio disponible para practicarlo.


Fue con la llegada de mi embarcación, cuando practicar Surfcasting se me fue haciendo más difícil, ya que no dispongo de mucho tiempo (niños, trabajo, etc..) y no puede ser que esté pagando lo que vale mantener y tener una barca en el agua, para ir desde tierra la mitad de veces que salga a pescar, que son muchas menos de las que desearía. Además el Surfcasting requiere mucho tiempo e infraestructura para practicarlo; muchas horas en la playa, mucho equipo que transportar, preocuparte de buscar cebo, imposibilidad de practicar en horario diurno buena parte del año, y un largo etcétera, que hacen que no sea la pesca que mejor se adapta a mi situación actual.


Después de tantos años practicando Surfcasting, guardaré en la retina multitud de aciertos y fracasos y grandes jornadas y momentos compartidos con los compañeros de afición que han ido yendo, viniendo o quedándose. Desde aquí mandar un abrazo a todos los compañeros con los que algún día hemos compartido unos lances y con suerte unas capturas.


Este ha sido un camino muy largo, en el que no he parado de aprender, cosas que no solo sirven para el Surfcasrting, si no para cualquier pesca y el conocimiento global del mar, al cual considero prácticamente un ser vivo gigante, del que cuesta extraer sus frutos si no te empeñas en conocerlo poco a poco, como a un compañero de viaje. Eso sí, cuando consigues los objetivos con los que has soñado, la satisfacción es máxima.


Durante estos últimos 7 u 8 años, he invertido casi la totalidad del tiempo en la búsqueda de las grandes Doradas, ya que no soy amante de la pesca de competición y su pesca de mini tallas. Este pez me ha cautivado durante años y lo seguirá haciendo. Una preciosidad que tenemos suerte de tener, un animal con un poderío que pescando con los finos hilos de 0,14mm que usamos, brinda unas batallas que guardaré para siempre en mi recuerdo, sin ella, no se que sería del Surfcasting en mi zona.


La Dorada es el único pez de cierto porte que podemos pescar en nuestra zona con cierta continuidad si nos especializamos un poco y conocemos los pesqueros y épocas, ya que otras especies como Verrugatos, Lubinas, Dentones, etc... o están prácticamente erradicadas o no son accesibles desde costa, ya que en mi zona solo hay playa y espigones de puertos, nada de roquedos.


El poco tiempo restante que quedaba después de las Doradas, lo he invertí en buscar Sargos y Lubinas en temporal, con buenos resultados, aunque ninguna Lubina XXL cayera en mis anzuelos, con esas, el mar me premió practicando Spinning, cosa que nunca imaginé.


Esta pesca ha sido más emocionante gracias a los Sargos de buen porte a las Lubinas. Parece mentira, que no saques ni un sargo de más de 400 o 500gr en todo el año y cuando llegan los temporales parece que salen de la cueva donde hubieran estado escondidos los majestuosos ejemplares de kilo y te regalen jornadas inolvidables.


La fotografía, para mí, otra de las mejores oportunidades que me ofrecía el Surfcasting. Sí, hay jornadas en las que por suerte ha habido frenesí y no he podido hacer fotos, pero en otras muchas he podido recrearme y practicar esta otra afición con calma, buscando esos momentos mágicos que nos ofrece la naturaleza.


Soy consciente de que en barca poco puedo hacer con la fotografía, ya que el escenario es muy monótono y ademas la barca se mueve, dificultando mucho hacer cosas con calma y siendo más amiga de tener que lanzar fotos en modo ráfaga y rezar para que alguna haya quedado como imaginabas.


Igual que echaré en falta muchas cosas buenas, como poder disfrutar de la fotografía a pie de playa, no echaré en falta la parte mala, como aparcar a 1km del lugar de pesca y caminar con los trastos, problemas con barcos de pesca profesional, con todo tipo de deportistas acuáticos y bañistas, de tener vecinos de pesca indeseados, etc y es que los pescadores deportivos, no interesamos a nadie, ni a instituciones, ni a la demás gente de la playa, ni a empresas, ni a nadie. Eso sí, la licencia bien que te la cobran y si no multa. Aunque seas una pescador 100% cívico, nada más estar en la arena, ya molestas o eres molestado, incluso por tus compañeros de afición.


No quisiera "marcharme de la playa", sin reivindicar la problemática que tenemos para disfrutar la pesca desde costa, ya no solo a Surfcasting, si no a cualquier modalidad, una dura realidad a la que me he enfrentado tantos años y a la que de vez en cuando me seguiré enfrentando, ya que algunos días me veré forzado a ir a Spinning desde costa.


Realmente, es alucinante que con la de trabas que nos ponen, aun tengamos las fuerzas y ganas suficientes para salir a practicar nuestra afición, que seguro que vista desde fuera carece de sentido, ya que la relación entre esfuerzo y resultados es muy pobre, pero que engancha como pocas. Por suerte, para los días en que no salía pescado, me dedicaba a pescar momentos, como el de esta foto de abajo, mientras la gente se lo pierde durmiendo en su casa...


Gracias a una buena parte de nuestro colectivo, que se hace ver con malas practicas, pagamos el pato todos y la costa es un lugar muy privilegiado que explotar, como para que estemos nosotros con ocupando un pedacito. Por desgracia, si vives en un sitio como el mío (cercanías de Barcelona), en las próximas décadas la pesca desde costa se va a ir complicando, ya no solo por la falta de peces, cosa que también sucede embarcado, si no por que la norma es prohibir, prohibir y prohibir y pagar, pagar y pagar. ¿A donde va realmente el dinero de mi licencia? Gran pregunta a la que no se si algún día encontraré respuesta. Si tienes la suerte de vivir en una zona con poca población y donde además la orografía de la costa, no permita explotarla fácilmente, tranquilo, podrás seguir pescando.


Volviendo a mi zona, en las playas no podemos estar durante buena parte del año y en los espigones, no paran de poner vallas inmensas, para que no se pase, al que era nuestro último reducto, ya que en mi zona no hay roquedos, solo playas interrumpidas por un espigón de un puerto deportivo cada X kilómetros. Imaginad como molestamos para que no quieran ni vernos ahí escondidos en unas piedras. No damos dinero, ni buena imagen "chic" a los lujosos usuarios de puertos, que poca tienen que ver con el mar y mucho con ir a lucir palmito a un restaurante. Lamentable.


Aun así, la verdad es que me da pena dejar esa pesca, pensar en que probablemente no volveré a sacar una gran Dorada, ni ese gran Verrugato con el que siempre he soñado, pero así es la vida por ahora. Se que el resto de pescas que practico me alegrarán, aunque se te queda una espinita clavada, ya que no dejo de practicarla por aburrimiento. No se si algún día volveré, ya que además he vendido el equipo, ya que no merece la pena tener el dineral que vale, inmovilizado en el armario devaluándose.


Espero que las fotos de esta entrada, hayan podido plasmar y ser un pequeño homenaje, a la naturaleza y a lo que para mi ha sido el Surfcasting; la alegría de algunos momentos, la tranquilidad y belleza de muchos o la desesperación e impotencia de otros tantos...


Atrás quedarán preciosos amaneceres o puestas de sol en la arena, retos cumplidos y otros que se han quedado por cumplir. Amigas de la frente dorada, como os voy a echar de menos... muchas gracias y hasta pronto Surfcasting!



¡Un abrazo y buena pesca!

2 comentarios:

  1. Bones Lluis,espectacular relato y espectaculares fotos,que puedo decir?? yo tampoco se ni la última vez que salí a surfcasting,desde que "descubrí" el eging prácticamente solo practico esa especialidad durante todo el año y algo de spinning pero con pocos resultados.
    Aunque no quiero deshacerme del material de surfcasting por si se tercia ir algun dia.
    Salut i bona pesca company.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi!

      Me alegra leerte! Muchas gracias :D

      Si, lo tuyo con el Eging es de locos, seguro que no deja nada de tiempo al Surfcasting ni a nada más jajaja.

      Si practicaras Spinning igual que Eging, seguro que obtendrías resultados, vives en buena zona.

      Yo con lo de no vender el material estube igual, pero llegó un momento que me puse realista y dejé de lado el romanticismo, y efectivamente, no me servía de mucho tenerlo en el armario.

      Sea a lo que sea, lo bonito es tener esta pasión y salir a disfrutar :)

      Un abrazo y buena pesca!

      Eliminar